Jabón reciclado

Breve historia: antes de la existencia del jabón se lavaba la ropa pisándola en la corriente del río para que arrastrara el agua la suciedad, hasta que se empezó a utilizar las cenizas de varias plantas mezcladas con las grasas y así nacieron los primeros jabones. Se cuenta que se descubrió casualmente por unas lavanderas romanas al mezclarse en la orilla del río  las cenizas de vegetales con las grasas. 

Fabricación:  
 Para la fabricación de este tipo de jabón solamente necesitamos agua, aceite de oliva usado y sosa.
En este tipo de jabón para el agua y el aceite se suele utilizar la  medida litros.

La sosa debe tener una pureza mínima del 99% para que nuestro jabón no contenga productos químicos.
El agua  preferiblemente destilada, mineral o, en su defecto, agua del grifo que hayamos guardado durante tres días destapada para eliminar el cloro. Esto es para que la sosa diluya bien en el agua y no quede ningún grumo.

Lo primero de todo es la seguridad. Necesitamos un lugar ventilado, por los vapores que despide la sosa al entrar en contacto con el agua. Si lo hacemos en casa debemos poner el extractor o tener la ventana abierta. Una mascarilla para no respirar el vapor, unas gafas protectoras y unos guantes.

Materiales: un cubo o barreño de plástico o de acero inoxidable, un palo de madera. Nunca debemos usar materiales que lleven aluminio o cobre pues la sosa los corroe.

Preparación: en un recipiente echamos primero el agua, a continuación vertemos la sosa poco a poco removiendo con el palo hasta su completa disolución. Siempre por este orden para evitar posibles salpicaduras.  Reservamos para que baje un poco la temperatura.

En otro recipiente vertemos el aceite previamente colado de impurezas y templado para que la grasa quede líquida. Añadimos la "lejía" (es la unión de la sosa con el agua) del otro recipiente al aceite. Debemos tener en cuenta que el aceite y la lejía deben tener la misma temperatura, simplemente poniendo la mano por fuera del recipiente se nota si los dos preparados están calientes, fríos, o templados. Es mejor echarlos templados para este tipo de jabón o un poquito caliente. Lo que importa es que estén de temperatura más o menos iguales.

Ya sólo nos queda remover en la misma dirección hasta alcanzar la traza (punto en el que la masa de jabón alcanza la consistencia como de natillas o bizcocho). Yo la prueba que hago es que si el palo se queda recto la traza está en su punto.
El proceso de alcanzar la traza es largo. El aceite de oliva virgen tarda en reaccionar, puede tardar entre una o dos horas. Se remueve unos 15 minutos, se descansa un ratito y se sigue removiendo, así hasta que cuaje. Se puede hacer con batidora eléctrica para ahorrar tiempo y esfuerzo.
El siguiente paso es enmoldar si lo queremos en moldes individuales, pasarlos a un cajón de madera para que tengan todos igual  grosor o dejarlos en el mismo cubo.
Si es verano lo podemos dejar al raso por la noche y al día siguiente pasar a cortar. Si es de día a la sombra,  el sol los estropea.
Si es invierno lo podemos cubrir con un trapo de algodón. Si son piezas grandes dejarlo 24 horas, destapar otras 24 horas y desmoldar a los tres días.

Otra forma de preparación.
Calentar el aceite (libre de impurezas) y el agua y mezclarlos hasta que hiervan o estén caliente. Retirar del fuego y añadir la sosa lentamente mientras se va agitando la mezcla siempre en la misma dirección hasta alcanzar la traza. Dejar enfriar la mezcla e incorporar sustancias aromáticas (opcional) y proceder a enmoldar.


Preparación en caliente:
Jabón-natural-de-aceite-reciclado-en-caliente-Chaladura-de-jabones
Jabón cocido

 Si lo que queremos es un jabón más compacto o nos gusta más el jabón en caliente, preparamos en un recipiente el agua, la sosa y  removemos hasta deshacerla, a  continuación añadimos los aceites y lo ponemos  a fuego lento el tiempo necesario hasta que el jabón cuaje. Según la cantidad que echemos puede llegar a tardar horas en calentarse y cuajar. El jabón de la fotografía se ha realizado con 4 litros de agua, 800 g. de sosa y 4 litros de aceite usado, a fuego muy lento. En la última imagen de abajo se aprecia que es distinto de los que están a su lado, es más consistente, más  duro



Secado:
De un mes a seis semanas. Al aire libre dentro de casa ,a menos que sea verano y no le de el sol.
Iremos dando la vuelta cada varios días para que se cure por todos los lados. Lo ideal es un cajón de madera que tenga ventilación por debajo para facilitar el proceso de secado.
El lugar no debe ser ni demasiado húmedo ni caliente.

Conservación:
Una vez secado ya se puede guardar. Nunca se nos va a enranciar.




Pila antigua de piedra que las niñas utilizaban para jugar lavando la ropita

















Receta típica:
Jabón de oliva reciclado




Ingredientes:
-3 litros de agua destilada
-3 litros de aceite de oliva reciclado
-500 gramos de sosa.

El jabón de la izquierda lleva sólo agua, aceite reciclado y sosa, no tiene ningún aditivo ni blanqueante. He añadido mayor cantidad de sosa para que blanquee mejor la ropa y los sanitarios, limpie mejor las manchas, la vajilla y desinfecte más.

Huele simplemente a jabón. 






PREPARACIÓN DEL JABÓN CON OTRAS GRASAS
Jabón .reciclado con oliva y manteca de cerdo

En cada país, en cada región, incluso en cada casa, existen distintas formas de preparar el jabón, así como la utilización de distintas grasas según los aceites vegetales o grasas animales que tengamos en nuestra alimentación o más próximos o típicos de nuestra región. En el norte de Europa era típico hacer el jabón con aceite de pescado como receta principal. En España tenemos al cerdo, la vaca, el cordero... y por supuesto nuestro aceite de oliva.



Receta:
3 litros de agua destilada
2 litros de aceite de oliva reciclado
1 kilo de sebo de cordero o de vaca.
500 g. de sosa.
Si lo hacemos con manteca de cerdo echar 500 g. y 2,5 L. de aceite. Mucha manteca hace el jabón tan duro que lo resquebraja.
La sosa, al ser un jabón que vamos a utilizar para la limpieza de cacharros, ropa, limpieza del aseo, etc., y no sobre nuestra piel, puede aumentarse su proporción.

Preparación: limpiar bien los sebos, cortarlos en trocitos lo más pequeños posibles  y calentarlos con el aceite. Retirar del fuego y remover un poquito,  añadir el agua caliente, remover un poquito y añadir la sosa poco a poco muy despacio sin dejar de remover hasta alcanzar la traza. Dejamos enfriar y pasamos a enmoldar. 
Los sebos proporcionan jabones más duros, con espuma más duradera y mayor poder de limpieza.
La manteca de cerdo proporciona un jabón muy duro y muy blanco con espuma duradera.



COMO LIMPIAR EL ACEITE RECICLADO
Jabón limpiado con caolín

Además de filtrarlo con un colador varias veces para quitar impurezas, podemos colocarlo en una olla a la que añadiremos arcilla blanca (caolín), unas seis cucharadas por litro de aceite, dejamos cocer lentamente durante media hora a fuego muy lento.
Pasado este tiempo procedemos a filtrar con un colador de tela o tejido de media. 
El aceite se queda más limpio al ser absorbidas las impurezas por la arcilla. En la foto aparece este tipo de jabón, sólo lleva aceite reciclado de oliva, por lo que tenía que haber quedado más oscuro, pero la arcilla al adsorber las impurezas lo ha aclarado.





ADITIVOS EN EL JABÓN RECICLADO
Se pueden añadir distintos aditivos según nuestro gusto. Los siguientes aditivos los podemos añadir en la traza.

-arcillas para darle mayor dureza al jabón

-escamas de jabón para añadir espuma y limpieza, incluso hay personas que le echan  un cacito de su detergente habitual.
-suavizante de la ropa.

-Alcohol para hacerlo más desinfectante.

-Colorantes para jabón para que quede más bonito.

-Aromas para que mejore su olor. Si queremos el aroma natural de las plantas guardamos el jabón en un cajón de madera cerrado y añadimos plantas como lavanda, geranio, etc. para que el jabón se impregne de olor.

-Hierbas para proporcionar al jabón sus propiedades  y su olor natural. Hay personas que no se ponen guantes y si añaden laurel, té verde, etc. al jabón, éste les cuida las manos.

-Sal para blanquearlo. La sal se añade al agua disolviéndola. Hace jabones más duros. Echar máximo 12 g. por kilo de jabón.

-Carbonato sódico y perborato: estos dos agentes se usan en los detergentes de lavadoras y lavavajillas.

Carborato y perborato

El carbonato sódico es una sal del ácido carbónico. Tiene aspecto de harina.
Ablanda las aguas duras, elimina la grasa de la vajilla y de la ropa. No estropea las manos ni quema la ropa.

El perborato es una sal utilizada como detergente. Es blanqueador, sirve tanto para la ropa blanca como de color, elimina manchas y malos olores de la ropa, es higiénico.
Tiene el aspecto de bolitas minúsculas, parecido a un detergente para la ropa en polvo.



J. reciclado con carborato y perborato 

 

Se añade a la masa del jabón unas cucharadas soperas de cada y se remueve bien. El jabón queda blanquísimo, con una fina capa de polvo blanco.  

Si colocamos estos jabones al lado de jabones que no lleven estos dos agentes absorberán estos polvos.


  

 

 

 

JABÓN LÍQUIDO RECICLADO 

Jabón-natural-reciclado-líquido-Chaladura-de-jabones
Jabón líquido realizado a partir de pastilla desmenuzada

Se puede preparar de tres formas distintas.

1.-Directamente con la cantidad precisa de aceite reciclado y agua.
El jabón se queda en estado líquido nada más elaborarlo. El problema de esta forma de preparación es que dejemos el jabón muy líquido, por lo que las medidas de agua deben ser muy exactas.  Si se queda demasiado espeso se le añade más agua.
las medidas típicas son 2 litros de agua por litro de aceite reciclado y 200 g. de sosa. Se prepara de la misma forma que la pastilla dura, cuando se alcance la traza se le añade unos 10 litros de agua muy caliente y se remueve hasta alcanzar la textura de gel. Hay personas que añaden 1 litro de su detergente habitual (se añade antes que los últimos litros de agua).

2.-Preparando la masa de jabón e ir añadiendo el agua a intervalos.
 Esta forma de preparación se efectúa en varias partes. Primeramente se prepara igual que el jabón duro, se deja reposar hasta el día siguiente. Cada día vamos añadiendo agua muy caliente, removemos y dejamos reposar, así cada día hasta que deje de solidificarse y tenga textura de gel. Procedemos a añadir los aditivos (opcional) y envasamos.
 
3.-A partir de la pastilla de jabón reciclado ya secada. 
Se desmenuza la pastilla lo máximo posible, añadimos agua caliente, removemos, así cada día hasta que adquiera textura de gel. Procedemos a añadir los aditivos (opcional) y envasamos.

 

 

 

 

6 comentarios:

  1. Dejan la ropa perfecta, ideales para las manchas

    ResponderEliminar
  2. No hay nada como el jabón reciclado formulado 100% con nuestro aceite de oliva. Maite se ha llevado a Francia y la están pidiendo la receta.

    ResponderEliminar
  3. Hola, me encanta descubrir nuevas recetas de jabón y formas de limpiar el aceite reciclado, tengo muchas ganas de probar la próxima ves que tenga que preparar jabón, ya te contaré como me va la limpieza con caolín.

    De momento que quedo por vuestro blog para estar a la última de todas las novedades.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta. Gracias por pasarte por nuestro blog. Esperamos que nos cuentes como te queda. De todas maneras, seguimos tus publicaciones. Saludos.

      Eliminar
    2. Tardaré en preparar con este método, tengo un montón de jabón de lavadora por el momento, pero de seguro que me paso para contaros :)

      Eliminar
    3. De acuerdo, Marta. Cuando vuelvas a hacer jabón nos cuentas. Muchos saludos.

      Eliminar