Jabón de glicerina

LA GLICERINA                                                                                       

Es el mejor humectante que existe en la naturaleza. Al aplicarla en nuestra piel o cabello atrae la humedad y ayuda a retenerla para hidratarnos. Para evitar la pérdida de agua, la glicerina la va a captar del medio ambiente en forma de vapor o líquido. 
Ver propiedades de la glicerina en la pestaña "Plantas y aditivos".


 
La glicerina: breve repaso 

Es viscosa,  semitransparente, no posee olor y tiene un ligero sabor dulce. Se disuelve en agua y alcohol y no es miscible en aceite. 
A unos 18 ºC. solidifica, a los 25 ºC se funde.
La glicerina, también conocida como 1, 2, 3 propanotriol o glicerol, es un alcohol, un componente natural de los aceites y grasas  vegetales y de las grasas animales. Es un subproducto de los aceites en la elaboración de jabones. Cuando fabricamos  un jabón con grasas vegetales o de animales estamos creando una sal, que es el jabón, y además glicerina. Un jabón natural suele contener en torno a un  10% de glicerina (7-13%), dependiendo de los tipos de ácidos grasos predominantes (oleico, esteárico, palmítico...). 


La mayor parte de la glicerina se obtiene de la fabricación del jabón. Se puede separar del jabón mediante sal común. Se introduce la masa de jabón  en salmuera caliente (sal en agua), al ser la glicerina más soluble que el jabón, se separan ambas sustancias mediante centrifugación quedando el jabón flotando, se filtra y se moldea en bloques hasta que se seque, mínimo un mes, aunque lo ideal son unos nueve meses; a mayor tiempo de secado mejor será la glicerina. 
Otra forma más moderna de obtener la glicerina es por hidrólisis, se extrae directamente del aceite vegetal mediante presión y destilación. Consiste en mezclar el aceite con agua, llevarlo a alta presión y temperatura, separándose así la glicerina de los ácidos grasos y disolviéndose esta en el agua, y por último mediante destilación se limpia la glicerina. 

Al ser el estado natural de la glicerina  líquido viscoso, para poder conseguir estos bloques sólidos se añade a ésta azúcares y otras sustancias para conseguir consistencia sólida, espuma y transparencia, y así convertirlos en una base de jabón.
Estas sustancias que se incorporan pueden ser naturales o sintéticas o una mezcla de ambas. Por ejemplo se suelen añadir azúcares como glucosa, sacarosa o sorbitol (un alcohol de azúcar, es un azúcar vegetal, soporta altas temperaturas, combina con cualquier tipo de sustancia, aporta textura, ayuda a emulsionar, es humectante y no produce cristales);  "sodium cocoate", que es aceite de coco con hidróxido de sodio (sosa); agua destilada; aceite de ricino que aporta transparencia; ácido cítrico que actúa de conservante y controlador del pH; "sodium stearate", que es la sal de sodio del ácido esteárico que se utiliza como agente tensioactivo; "sodium chloride" o sal común, que actúa de conservante y espesante y elimina posibles grumos; dióxido de titanio para crear la base de jabón blanca; betaína de coco, que es un tensioactivo no irritante y ayudar a aportar transparencia y espuma, etc. 

Algunas bases llevan agentes quelantes que inactivan los iones metálicos como calcio, magnesio y hierro en agua dura, evitando que se peguen al jabón. Estos compuestos sirven para eliminar el color turbio, la oxidación, mejorar la formación de espuma, limpieza, etc. Por ejemplo el ácido penténico (DPTA) y su sal pentasodium pentatate. Otro quelante muy utilizado es ácido etidrónico y su sal tetrasodium etidronate, conocido como EDTA o AEDT, que actúa como controlador de viscosidad y estabilizador.
 
Estos bloques se pueden encontrar libres de sulfatos.

Bloque de glicerina blanca

A estos bloques se los conoce como bases de glicerina, bases de jabón de glicerina, " Melt & Pour soap" o MP (jabones de fundir y verter). Están preparados para que se puedan utilizar directamente como jabón cortándolos a la medida deseada, pero si queremos añadir más propiedades, darlos formas bonitas o personalizarlos los convertimos en líquido calentando para poder añadir algún aceite vegetal, aceite esencial, colorante, o cualquier aditivo natural o sintético. Estos bloques suelen fundirse en torno a 55ºC.

Existen distintos tipos de pureza, debemos elegir la más natural posible para que la puedan utilizar las pieles más sensibles, como niños y ancianos. La glicerina la podemos encontrar procedente de aceites vegetales o grasas animales. Los aceites vegetales más empleados para la obtención de la glicerina son los de coco, palma, soja y colza.

La procedente solamente de fuentes vegetales es más suave, de tacto más blando, tarda menos en derretirse y aguanta bastante en estado líquido hasta que se solidifica por lo que se puede trabajar cómodamente con ella. También produce mayor cantidad de espuma.

Actualmente existen bases de jabón que llevan incorporadas aceites, mantecas y aditivos naturales como aceite de oliva, de coco, manteca de karité, miel, leche de cabra, zanahorias, aloe vera, etc., estas sustancias van a condicionar el color de la base.

Existe glicerina sintética que se extrae de derivados de petróleo. Se obtiene como subproducto en la fabricación del biodiesel. Presenta muchas impurezas. Se limpia y purifica para su utilización en cosmética y farmacia, siendo el grado de pureza exigido mínimo del 99,7%. Este tipo de glicerina posee las mismas propiedades que la vegetal. Lo que cuenta es el grado de pureza y no la fuente de la que proviene para obtener las propiedades de la glicerina. 
En los bloques base de jabón de glicerina al llevar distintos compuestos,  va a contar además de la glicerina los aditivos que lleve incorporados,  si  estos son naturales van a actuar a la vez como principios activos.



Ventajas del jabón de glicerina:
-Gran poder humectante, emoliente y lubricante.
 -Apta para todo tipo de pieles, incluso muy sensibles al no producir alergias.
 En piel grasa no tapona los poros y los mantiene limpios.
 En la piel seca mantiene el grado de hidratación.
 -PH afín con la piel. Un jabón comercial tiene el pH  más alto.
-Calma  irritaciones, heridas,  úlceras  y picores de la piel al ser antibacteriana.
-Actúa de suavizante de la piel y del cabello.
-Los jabones son muy espumeantes. No cuesta aclarar la espuma y no deja residuos ni en la piel ni en el cabello.
-Es un jabón biodegradable.

Desventajas:

-Es tal su poder de captación del agua (capacidad higroscópica) que puede llegar en un clima muy seco a quitar la humedad de la piel o incluso del pelo si no puede captarla del ambiente.
-Si la humedad del ambiente es muy alta, la glicerina la va a recoger. Si se encuentra en estado líquido aumentará su volumen (en torno a un 20%) y si la glicerina está en estado sólido aparecerá sobre su superficie unas gotitas. Esto pasa por un desequilibrio entre la materia y el ambiente.
-Los jabones son menos duraderos que los jabones fabricados con aceites o sebos.

A pesar de estas desventajas, son mucho más los beneficios que ofrece a nuestra piel. 



Cómo hacer jabón de glicerina

Base transparente de glicerina vegetal

Estos jabones los pueden hacer los niños bajo la supervisión de un adulto.

Materiales:
-Base de glicerina.
-Alcohol de cereal o alcohol de 96º  (el que se usa normalmente en casa) en spray para echar lo menos posible. 
El alcohol sirve para eliminar las posibles burbujas que afean el jabón y para unir  diversas capas de glicerina en el mismo jabón.
-Recipiente de cristal (o plástico si lo van a utilizar los niños  para que no pese). En los recipientes de cristal la glicerina se calienta antes.
-Espátula de silicona. La madera no es aconsejable para evitar que pueda soltarse una astilla minúscula.
-Molde de silicona: es el más maleable para desmoldar, no hace falta untar el molde con aceite o desmoldante previamente para desmoldar sin romper el jabón.


Aditivos:
Son opcionales. Los aditivos naturales aportan al jabón sus propiedades. No deben ser perecederos porque pudren el jabón.
Se pueden añadir unas gotas de aceite vegetal o manteca, flores y hojas secas medicinales, miel pura, cacao puro, café natural (no torrefacto), aceites esenciales, aromas y colorantes.
 Los aditivos se añaden en poca cantidad. Para unos 50 grs. de glicerina se echa máximo 5 gotas de aceite vegetal o mantecas derretidas, 2-3 gotas de colorante líquido y de esencias unas 6 gotas. Si nos pasamos con los aceites o mantecas el jabón queda pringoso.

Los aditivos se incorporan cuando la glicerina está derretida, menos las plantas secas que se pueden colocar previamente en el molde.

-----Los colorantes tanto naturales como sintéticos se deben añadir en estado líquido. Si nos pasamos en cantidad el jabón tarda en cuajar, si es que cuaja, y además mancharía la espuma.

Si el colorante es natural (proviene de las plantas) se prepara disolviéndolo en el doble de aceite base, se pone a fuego medio o en microondas (uno o dos minutos), se tamiza y se añade al jabón, o bien se tiene ya macerado durante unas semanas a temperatura ambiente.
Si el colorante es artificial suele venir preparado especialmente para el jabón de glicerina ya en estado líquido. Lo añadimos mejor con goteo.



Jabón-glicerina-con-colorante-índigo-Chaladura-de-jabones
Índigo
Cochinilla
Azafrán
Remolacha



Malva
Sándalo rojo
Alkana
clorofila




Espirulina









-------Aceites esenciales, fragancias, esencias o aromas: se añaden unas pequeñas gotas. La glicerina actúa como un fijador de aromas. 
Se debe tener en cuenta el color de estos aromas. Los aceites esenciales suelen ser la mayoría transparentes o de color amarillo pálido. Las esencias o aromas pueden tener un color fuerte que a la hora de añadirlos en el jabón van a condicionar su color.


 El oso del centro de color beis se le añadió unas gotas de aroma de vainilla, sin darle color y se partió de base blanca (como el oso de la izquierda) y a partir del tercer día empezó a tomar tono de color beis. Al oso de la derecha de la foto se le añadió aroma de vainilla más dos pequeñas gotas de colorante beis, también la base de jabón era de color blanco. Al final se quedó de color amarronado. 

Preparación:
Para saber la cantidad exacta de glicerina que necesitamos podemos rellenar el molde de agua y después verterlo en la jarra, esa será la cantidad de glicerina que necesitamos.
Cortamos la base de glicerina en trocitos pequeños con un cuchillo sin sierra y la introducimos en un recipiente, colocamos éste al baño María a fuego medio o en el microondas a baja potencia  hasta que se derrita la glicerina sin que llegue a hervir. Si hierve la glicerina se estropea.
Una vez licuada, no debe quedar ningún grumo, retiramos del fuego, añadimos los aditivos removiendo con la espátula  de delante a atrás para evitar que salgan burbujas y pasamos a enmoldar, si echamos inclusiones las tenemos colocadas ya en el molde. Pulverizamos por encima  el alcohol para suprimir las burbujas.
Este último proceso tiene que ser rápido porque la glicerina tiende a endurecerse muy rápidamente.
Si durante el proceso de licuado vemos que sale mucha espuma o nata, retiramos del fuego, pulverizamos alcohol y volvemos a colocar al fuego hasta que se funda.
Si vemos que mientras añadimos los aditivos comienza a salir  mucha espuma podemos pulverizar el alcohol dentro del recipiente.
Es fundamental que a la hora de verter  no movamos el molde hasta que seque para que la superficie del jabón quede lisa, podemos colocar una bandeja o tabla debajo del molde para que lo podamos mover.

Secado                                                                                                      
Jabón con films transparente

Se espera unas pocas horas,  un mínimo de dos horas,  hasta que esté completamente frío el molde. Una vez desmoldado lo cubrimos con film transparente y lo dejamos de cinco a siete días en sitio fresco o en la nevera. El cubrirlo con film sirve para que el jabón no absorba ningún aroma ni humedad, retenga su propio aroma y conserve su forma original.
Si necesitamos desmoldar el jabón rápido lo introducimos en el congelador, lo sacamos a los cinco minutos, dejamos que vuelva a coger su temperatura normal (tarda muy poco) y procedemos a desmoldar.
Si vemos que nos cuesta desmoldar podemos sumergir el molde en agua caliente unos minutos, siempre que el agua no llegue a tocar el jabón.


Cómo hacer jabón de varios colores
Jabón-natural-de-glicerina-con-varias-capas-de-color-Chaladura-de-jabones
Jabón de colores

Cortamos y licuamos la glicerina necesaria,  la vertemos  en distintas jarritas, tantas como colores vayamos a emplear, añadimos a cada una su colorante y vertemos la primera capa en el molde, pulverizamos con alcohol, esperamos un rato que pierda esta capa calor, volvemos a pulverizar sobre ella y añadimos la siguiente capa, así hasta acabar.
Para que no se solidifique la glicerina en las otras jarras, las pulverizamos alcohol y las cubrimos con un paño de algodón, aunque lo más seguro es licuar la glicerina en el momento de su uso, cuando la capa sobre la que queramos verter esté a temperatura ambiente y seca, entonces la vaporizamos con alcohol y procedemos a derretir la siguiente capa para poder verterla.



Para que no migre el color en el jabón de glicerina se debe seguir unas normas:

1.-Calentar la glicerina lo suficiente para que se derrita, sin que llegue a hervir.

2.-Cuando vertamos glicerina sobre otra capa debe estar la capa sobre la que se va a verter tibia, no caliente, y seca. Si añadimos una capa  sobre otra que todavía esté  muy caliente o no se ha dejado el tiempo suficiente para que seque lo que pasará es que se nos mezclarán los dos colores.
 En definitiva consiste en unir las capas a ser posible a temperaturas iguales y dando tiempo entre una capa y otra a secarse.

3.-Los colorantes líquidos, tanto los naturales como los sintéticos tienden entre cinco y siete días de preparado el jabón a empezar la migración del color. Existe un pequeño truco muy sencillo pero efectivo si sólo queremos utilizar este tipo de colorantes líquidos: entre capa y capa de color añadir una capa muy fina, de uno o dos mm. de glicerina transparente. Esta capa transparente aisla los colores sin notarse. 

4.-Los minerales como micas y óxidos no migran. Al ser colores que vienen en polvo hay que disolverlos previamente. No se pueden añadir directamente por que dejan grumos en el jabón que van a parar al fondo del molde. 




Jabón-natural-de-glicerina-vegetal-Chaladura-de-jabones






Inclusiones en el jabón:
 
Se pueden incluir dentro del jabón, al ser transparente, pequeños juguetitos para los niños, esto les encanta.
Estos juguetitos no deben desteñir y deben estar perfectamente limpios y desinfectados. Igual que se puede incluir abalorios siempre que su material sea de calidad y su color no destiña, purpurinas cosméticas, bolitas de aceite, ralladuras de jabón, etc. También podemos hacer inclusiones de glicerina de distintas formas y colores, estas las tendremos ya secadas (una semana) para que no se derritan al verter la glicerina.
Las inclusiones se colocan en el molde antes de verter la glicerina, si queremos distribuirlas bien o se han movido al añadir la glicerina, con un palito largo las volvemos a colocar una vez vertida la glicerina, después añadimos el alcohol.

Ejemplos de inclusiones:
Mariposa: este jabón lo ha hecho mi sobrinita de 7 años. Ha echado trocitos pequeños de jabón de distintos colores en el molde, ha añadido un poco de glicerina transparente para que se vean las inclusiones, después  ha vertido una capa de glicerina de color rosa y aroma de jazmín en la capa de color.





 
Jabón de luffa: la luffa es una esponja vegetal que exfolia la piel eliminando células muertas y aportándola suavidad. Los principios activos que lleva el jabón van a penetrar mejor en la piel dejándola más hidratada. Llevan aceite de argán y aceites esenciales de naranja y limón para estimular la microcirculación.




 

Otros jabones de glicerina:


Las galletitas de animalitos de vainilla y de chocolate se pueden dividir en tres partes, cada parte pesaría 30 g. para que los niños las puedan sujetar con facilidad y se adapte a sus manitas. Los polos también se pueden hacer más pequeños. Los jaboncitos pequeños como el bolsito, mikie o minnie se pueden utilizar como inclusiones en un jabón transparente...



















 













-Tarro de jaboncitos:
Preparamos moldes de jaboncitos pequeños de distintos colores con el mismo tema: por ejemplo, animales, frutas, bombones, etc. y del mismo aroma. Cuando ya estén secos los metemos en un bote de plástico.
En esta foto aparecen los bombones que mi sobrina de 6 años ha hecho con aroma de chocolate. Ella ha elegido también los colores. Los tarros de plástico son de ella y de sus hermanas que los tenían guardados de cuando hacían plastilina. Los hemos lavado, desinfectado con la lejía de lavar las lechugas (también se puede hacer con alcohol) y secado bien para poder reutilizarlos.
Sus hermanas han escrito las pegatinas.




Jabón de glicerina para el pelo:

 Mi sobrina Elena, de 13 años, ha hecho un jabón para usarlo de champú, porque dice que le gusta cómo le queda el pelo, suave, brillante y que no le hace falta suavizante. Ha escogido para el jabón aceite esencial de lavanda, palmarosa y canela, dice que así lo aprovecha en la cara para sus granitos y ya de paso se ha hecho unos chiquititos de adorno. No llevan colorantes porque se me olvidó llevarlos a su casa, pero ha incrustado unas bolitas de colores para adornar.
Ella misma ha decorado la presentación y hecho las fotografías.








No hay comentarios:

Publicar un comentario