Jabón natural



Términos.

Seguridad.

Tabla de ácidos grasos: propiedades de dureza, espuma y persistencia en el jabón.

Cálculo manual de fórmulas.

Jabones sólidos y líquidos.

Tabla de saponificación.

Colorantes en jabón y cosmética.

                 -----------------------------------------------------------

Los jabones naturales, también llamados medicinales, se realizan con aceites vegetales de primera presión o vírgenes, de esta manera conservan intactas todas sus propiedades para la piel.


Ingredientes básicos

La medida que se utiliza siempre para hacer jabones son en gramos, sea para hacerlos líquidos o sólidos.

Un jabón se realiza con aceite y agua, pero como estas dos fases no son miscibles, se necesita una base para unirlos en su totalidad; esta base es el hidróxido de sodio (Na0H) para realizar jabones duros o el hidróxido de potasio (K0H) para realizar jabones líquidos.

El hidróxido de sodio o hidróxido sódico es conocido como sosa o soda cáustica. El hidróxido de potasio o hidróxido potásico es conocido como potasa cáustica.

Sin las bases no se puede hacer jabón. Estas bases deben ser los más puras posibles, un mínimo de 99%, para que no haya productos perjudiciales para la piel.
Estas dos bases, también llamadas álcalis, son fuertes es decir, se disuelven en agua en su totalidad, llegan a desaparecer totalmente con el secado del jabón por lo que no representan ningún peligro para la piel. 
El hidróxido de sodio o de potasio se añade al agua para disolverlo. A la unión de la solución sosa o potasa + agua la llamamos "lejía" (lejiaza).
A la unión de la "lejía" con los aceites lo llamamos "saponificación". La saponificación se realiza porque se somete a los aceites o grasas a una solución base o alcalina. Se provoca una reacción con las grasas para producir ácidos grasos y glicerina, es decir, jabón.

Todos los aceites y grasas llevan unos compuestos que no llegan a reaccionar con la sosa o potasa, los principales son los esteroles (como la vitamina D), las vitaminas A, E, K, y los terpenos como carotenos, clorofila, xantofilas (tetraterpenos), escualeno (triperpeno), aroma y esencias (monoterpenos), fosfátidos como las lecitinas, escualeno... A estas sustancias se les llama "compuestos no saponificables" o insaponificables en el jabón. Este tipo de lípidos no saponifican porque sus moléculas no contienen ácidos grasos.

Al resultado de la mezcla de remover los aceites con la lejía lo llamamos "traza". Cuando la masa obtenida de esta mezcla adquiera la consistencia pastosa (parecida a la consistencia de natillas o puré) se procede a su vertido en moldes.

Antes de pasar a realizar los jabones necesitamos conocer las medidas exactas de sosa o potasa que necesita cada aceite o manteca, esto lo sabemos mediante unos índices que se recogen en unas tablas, que llamamos "tabla de saponificación" (ver tabla en la parte de abajo), que nos dice con cuantos gramos de sosa o potasa reacciona en su totalidad una determinada grasa.

Por ejemplo el aceite de oliva para sosa tiene un valor o índice de 0,135 y queremos echar 100 g de este aceite, entonces multiplicamos 100 g de oliva x 0,135 = 13,5 gramos de sosa que necesitamos.
El aceite de oliva para potasa tiene un índice de 0,190 x 100 g de oliva = 19,00 gramos de potasa que necesitamos.

Si queremos hacer un jabón con varias grasas calculamos la cantidad necesaria para cada tipo de grasa y después las sumamos todas.

Un gramo de sosa equivale a 1.4025 g de potasa.
0,190: 1,4025= 0,135 g de sosa.

La sosa y la potasa siempre tiene que ir con una medida exacta en este tipo de jabones, no se puede echar ni un gramo de más, para ello establecemos un margen de seguridad añadiendo mayor porcentaje de las grasas o lo que es lo mismo, reduciendo la sosa; a este porcentaje lo llamamos "sobreengrasado". Estas grasas de más no llegan a reaccionar con la sosa o potasa porque no hay más sosa o potasa para saponificar.

Consecuencias en el jabón con el sobreengrasado: si el sobreengrasado tiende a alto los jabones salen más suaves, más nutritivos, con mayor espuma, pero más blandos y si el aceite tiene un alto grado de oxidación puede llegar a enranciarse. Por otro lado, un sobreengrasado bajo nos dará un jabón más duro, de mayor duración, con menor espuma, que limpie más la piel pero menos hidratante.

También el sobreengrasado va a depender del tipo de piel a la que esté destinado el jabón, las pieles secas o sensibles necesitan más sobreengrasado que las grasas.

 El baremo de sobreengrasado oscila entre un 5-12%. La media entre 7-10%. Los jaboneros suelen utilizar el 7-8% por su comodidad para realizar técnicas con la traza.

A la cantidad de agua que echamos en el jabón lo llamamos "concentración". El agua tiene que desaparecer totalmente al secarse el jabón, si añadimos demasiada va a encoger el jabón. La cantidad de agua viene condicionada por la cantidad de aceites duros o blandos que usemos. Si predominan los aceites duros se necesitará más agua que si predominan los blandos y al revés, a mayor dureza, más agua, menor concentración. Oscila entre el 28-50%.

Las concentraciones bajas se utilizan para poder trabajar con la traza sin que se endurezca rápidamente, como hacer formas (firulillos), dividir la traza en varias para colorear, etc. Una concentración baja va del 28-34%.
A partir de 35% se suele considerar concentración alta. Los jabones de Castilla se hacen con altas concentraciones del 40-50%.

Para elegir los distintos tipos de aceites o grasas (sólidos o mantecas) también hay que tener en cuenta el "índice de yodo" de cada aceite (ver tabla abajo). Este índice nos dice el grado de insaturación de una grasa, cuanto más alto sea éste, más probabilidades hay de que el jabón se enrancie.

Hay que mantener un equilibrio entre los aceites con alto y bajo grado de yodo, la proporción varía entre un 40-60%. Por regla general los aceites saturados tienen un índice de yodo bajo, entre 5-50; los monoinsaturados, ricos en ácido oleico tienen un índice entre 50-100; los poliinsaturados en torno 100-150, ricos en ácido linoleico y los ricos en ácido linolénico tienen un índice mayor de 150.

Cuando se hace un jabón hay que buscar un equilibrio a la hora de mezclar los distintos aceites, este equilibrio lo proporciona la mezcla de los distintos ácidos grasos que componen los aceites y así poder mantener una armonía entre la dureza, la espuma y su duración, su poder para limpiar y acondicionar la piel. Todo esto lo proporcionan los principales ácidos grasos que son el ácido laúrico, mirístico, palmítico, esteárico, oleico, linoleico y linolénico principalmente.

-Aceites saturados o grasas (duros o sólidos): son ricos en ácidos grasos laúrico, palmítico, esteárico y mirístico. Proporcionan al jabón mucha espuma, limpieza, y dureza.
ej.: ácido esteárico, estearina, babasú, coco, manteca de cacao, de mango, palma, palmiste o hueso de palma...

-Aceites insaturados (líquidos) se dividen en:
......Monoinsaturados: son ricos en ácido oleico, proporcionando al jabón acondicionamiento para la piel, algo de dureza y de limpieza y espuma escasa.
Ej.: aguacate, almendras dulce, argán, arroz, avellana, cacahuete, camelia, hueso de albaricoque, jojoba, laurel, manteca de cerdo, de karité, de macadamia, neem, oliva, ricino, sebo de vaca, de cordero, semillas, sésamo...
......Poliinsaturados: proporcionan mucho acondicionamiento y espuma.
       -Linoleico: algodón, borago, cártamo, germen de trigo, girasol, onagra, soja, maíz, pepita de uva...
    -Linolénico: proporciona mucho acondicionamiento (cáñamo, rosa mosqueta, lino...).



Tabla de los principales ácidos grasos: sus propiedades en el jabón.




PRINCIPALES ÁCIDOS GRASOS DE ACEITES Y GRASAS






A. graso
Tipo
Propiedades en el jabón


Palmítico
saturado
*Dureza y persistencia de la espuma (cremosa, consistente, estable, no rápida). **Un poco de acondicionamiento.
Esteárico
saturado
*Dureza y persistencia de la espuma (cremosa, consistente, no rápida, duradera).
Laúrico
saturado
*Espuma (mucha, rápida, estable, suave, blanda, poco duradera) y  limpieza. **Mucha dureza.***No enrancia. ****Portador de perfumes.
Mirístico
saturado
*Jabón perfecto. **Espuma (mucha, blandita, suave, duradera). **Dureza y limpieza.
Oleico
monoinsaturado
*Acondicionamiento. **Jabón untuoso, algo de dureza y limpieza. ***Espuma.
Linoleico
poliinsaturado
*Acondicionamiento. **Jabón suave, espuma.

Linolénico
poliinsaturado
*Mucho acondicionamiento. **Persistencia espuma.


Ricinoleico 
insaturado
*Acondicionamiento y persistencia de la espuma (cremosa, suave, estable). **Dureza (combinado con otros aceites).






*Propiedad principal    **Propiedad secundaria












Combinando distintos aceites según su composición de ácidos grasos se consiguen jabones más duros o blandos, de mayor o menor limpieza, espuma, duración de la espuma e hidratación de la piel.

Todos los jabones se usan principalmente para limpiar la piel, pero el nivel de limpieza lo podemos variar según el tipo de piel a la que vaya destinado. Cuando hablamos de limpieza baja no es que el jabón limpie poco porque todos limpian, pero nos interesa para pieles sensibles (como niños) o secas bajarle unos puntos este nivel de limpieza para reducir el potencial de irritación para una piel irritada o dañada o que no llegue a resecar a una piel seca; una piel grasa puede llevar un jabón más limpiador porque no la va a resecar.

CÁLCULO MANUAL DE FÓRMULAS
Elegimos los aceites o grasas con las que queremos realizar nuestro jabón. Por ejemplo: 180 g de aceite de oliva virgen, 50 g de coco y 20 g de palma, un sobreengrasado del 9% y una concentración del 30% para realizar un jabón sólido.

1.-Vamos a la tabla de saponificación para sosa (Na0H) y cogemos los índices de cada uno de estos aceites:
Oliva   180 g x 0,135 = 24,30 g.
Coco     50 g x 0,191 =  9,55 g.
Palma   20 g x 0,142 =  2,84 g.
              Total sosa = 36,69 g.

2.- Sobreengrasado del 9%: 100-9= 91 ; 36,69 x 0,91= 33 g de sosa.

3.-Concentración del 30%: se puede hacer por regla de tres o por proporción:
   ---- Regla de tres: 33----30%
                              x-----70%
                         x= 33 x 70/30= 77 g de agua.

    ----Proporción: 100-concentración/concentración
                         100 - 30 / 30 = 2,3333
                         33 x 2,3333 = 77 g de agua.

El jabón líquido se hace igual pero utilizando los índices de la tabla para potasa.

SEGURIDAD: lo primero que tenemos que tener en cuenta es la seguridad a la hora de trabajar con los álcalis. Debemos estar en un lugar ventilado por los vapores que emana la sosa o potasa al juntarla con el agua, llevar mascarilla, guantes y unas gafas para protegernos.
En el momento que la base entra en contacto con el agua alcanza temperaturas muy altas que nos puede llegar a quemar si nos salpica. Siempre echar la base al agua y no al revés para evitar posibles salpicaduras.


JABONES DUROS O SÓLIDOS

Jabón sólido en frío

Método en frío
Ingredientes: agua destilada o mineral, aceites vegetales y sosa.
Ingredientes opcionales: aditivos o principios activos.
El agua debe ser destilada o mineral para que la sosa se disuelva mejor.

Materiales:
-Recipiente de acero esmaltado, cristal o plástico. No se utiliza aluminio o cobre porque la sosa los corroe. 
-Un peso. El agua, los aceites y la sosa sobre todo tiene que ir todo bien pesado y en gramos.
-Espátula, batidor de mano o batidora eléctrica.

Preparación:
Pesamos la sosa y el agua por separado. Con un batidor vamos añadiendo la sosa poco a poco en el agua sin dejar de remover hasta que se disuelva, no debe quedar ningún grumo. Reservamos mientras se enfría.
Preparamos los aceites, primero los aceites sólidos o mantecas, templamos hasta que se vuelvan líquidos al baño María o en el microondas. Si la receta lleva cera de abejas se echa con los aceites sólidos lo más rayada posible, porque si no la licuamos en esta fase se va a quedar en forma de trocitos en el jabón. Seguidamente añadimos los aceites líquidos (blandos) juntándolos todos, los removemos un par de veces.

Cuando el recipiente de la "lejía" tenga más o menos la misma temperatura que el de los aceites, lo menos caliente posible, esto lo podemos hacer con un termómetro (tocando la base de los recipientes con la mano es el procedimiento manual), pasamos a añadir la "lejía" a los aceites removiendo siempre en la misma dirección hasta alcanzar la traza.

Este proceso si se hace manual tarda bastante (según tipo de grasa y cantidad), si lo hacemos con batidora eléctrica se alcanza en pocos minutos.

La batidora eléctrica debe estar en el centro del recipiente sin girarla para evitar las burbujas de aire. Dando unos golpes suaves, cuidando de no salpicar, del reciente contra la superficie de apoyo, salen las posibles burbujas de aire del recipiente.

Si lo hacemos manual vamos removiendo en la misma dirección unos quince minutos, dejamos reposar otros quince minutos vigilando por si se endurece, así hasta alcanzar a la traza. El batido manual debe ser constante, no muy lento para evitar que no se deshagan trozos sólidos o bolsas de líquidos; la batidora eléctrica a baja velocidad evita estos dos problemas.

Traza
En el momento que se alcanza la traza, cuando la masa tiene forma de natillas o mayonesa, añadimos los aditivos (opcional). Los aromas o fragancias los añadimos los últimos porque aceleran mucho la traza, algunos pueden llegar a endurecerla en cuestión de segundos siendo muchas veces casi imposible enmoldar. Existen aromas sin alergénicos que no aceleran.

En el caso de aceites esenciales no aceleran la traza la mayoría. Unos pocos pueden acelerar el proceso al producir un efecto de calor que hace que la masa se pueda endurecer más rápido como canela, clavo o palmarosa; por el contrario, otros pueden ayudar a licuarla un poco, como los cítricos.

Vertido: sólo queda enmoldar, si los moldes son pequeños a las 24 horas se pueden desmoldar; si son grandes se dejan tapados con papel transparente y un paño de algodón para abrigarles durante un día o día y medio, posteriormente destapamos y los dejamos reposar otro día o los días que sean necesarios para desmoldar y cortarlo en piezas. Antes del desmolde debemos verificar que la masa esté endurecida y que el molde no desprenda calor. La mayoría de los jabones están listos para cortar o desmoldar pasadas las veinticuatro-treinta y seis horas.

Gelificado: proceso por el que pasa la masa de jabón una vez vertida en el molde siempre que se conserve su propio calor.
La masa empieza a alcanzar una temperatura natural cercana a los 50º, comienza por el centro a tomar textura de gel traslúcido y va extendiendo hacia los extremos. Este proceso suele durar un día y siempre que se ayude a la masa a conseguirlo cubriéndolo con film transparente y una mantita o paño de algodón, un sitio cálido y no húmedo o simplemente calentando el horno a unos 55º, seguidamente apagarlo y meter el molde durante dos horas mínimo.
Los jabones gelificados se curan antes porque el pH baja más rápido, presentan colores más vivos, brillantes y uniformes, y no aparece la antiestética "ceniza".
Jabón-natural-gelificación-incompleta-Chaladura-de-jabones
Gelificación incompleta

El problema de esta etapa es que la gelificación no se complete. En este caso pueden aparecer distintos tonos del mismo color, cavernas o burbujas de glicerina, quedando un jabón más feo y blando.

El gelificado es una etapa opcional. A muchos jaboneros no les gusta y optan por evitar este proceso enfriando la masa de jabón (metiéndolo en la nevera, sacarlo a la ventana en invierno) y no cubriendo el molde. Los jabones sin gelificar son más duros, duran más, son más suaves al tacto, no presentan alteración de tono en el mismo color, pero puede salir "ceniza".


Jabón-natural-con-ceniza-Chaladura-de-jabones
Ceniza

La "ceniza" es un polvo o pequeñas bolitas de jabón de color claro que aparece sobre la superficie de algunos jabones cuando comienzan a secarse.
Normalmente se produce por una insuficiente o ausencia de gelificación.
Se elimina pasando un trapo húmedo que no suelte pelusa o bien lavando el jabón. Si aun así persiste, y no es problema sólo de la capa externa del jabón, éste se puede refundir.

Secado: Dejamos el jabón secando de cuatro a seis semanas sobre planchas de cartón o madera, que tengan ventilación por debajo para que corra el aire. El jabón se tiene que secar para completar la saponificación, es decir, debe bajar el pH y el agua debe evaporarse.
Se van girando las piezas cada varios días para que se sequen por igual por todos los lados.
No exponerlo al sol ni a sitios húmedos o muy cálidos. De nada sirve hacer un buen jabón sin un buen secado.
Una vez seco se guarda en cajas de cartón o madera o tela cerrados, lo ideal es colocar los jabones separados por aromas para que no se mezclen.

Método en caliente:
Masa gelificada
Con este método el jabón se puede utilizar a las veinticuatro horas de prepararlo porque la sosa ya ha desaparecido al cocerlo, no tiene que bajar el pH ni secar.

Se prepara la masa como en el método anterior hasta el punto de que se alcanza la traza. A partir de aquí se mete en el horno a una temperatura de 50-80º o al baño María unas dos horas, dependiendo de la temperatura, cantidad de masa, etc.
El jabón va pasando por varias etapas y cogerá aspecto de viscoso porque se está gelificando, así se completa la saponificación.

También se puede hacer este método en el microondas a temperatura baja o media. Se va calentando la masa unos pocos minutos al principio e incluso segundos según va avanzando el proceso. Cuando la masa sube, se saca y se bate, se vuelve a calentar, así las veces necesarias hasta que la masa se quede homogénea.

Se comprueba siempre el pH. Si éste es alto, alrededor de 9-10, se seguirá con el proceso hasta que baje. Siempre lo comprobaremos con un poco de agua que se añade a una muestra de la traza.

Después se puede añadir los colorantes, aceites esenciales, fragancias, etc., sin peligro de que espese y se pasa a enmoldar.
Los aditivos conservan totalmente sus propiedades pues no hay sosa que pueda llegar a perjudicar.
El jabón queda menos estético que con el método en frío pero es buenísimo para la piel.
Este método no permite utilizar técnicas.


JABONES LÍQUIDOS


Ingredientes: hidróxido potásico (potasa), agua destilada o mineral y aceites vegetales. Aditivos opcionales.
El agua debe ser destilada o mineral para que la potasa se disuelva mejor.
Materiales:
-Recipiente de acero esmaltado, cristal o plástico. No se utiliza aluminio ni cobre porque la base los corroe.
-Un peso. El agua, los aceites y la potasa tienen que ir bien pesado y en gramos.
-Espátula, batidor de mano o batidora eléctrica.

Preparación:
Pesamos la potasa y el agua por separado. Con un batidor o palo vamos añadiendo la potasa poco a poco en el agua sin dejar de remover hasta que se disuelva, no debe quedar ningún grumo. Reservamos.
Preparamos los aceites, primero los aceites sólidos o mantecas, templamos hasta que se vuelvan líquidos al baño María o en el microondas. Si la receta lleva cera de abejas se echa con los aceites sólidos lo más rayada posible, porque si no la licuamos en esta fase se va a quedar en forma de trocitos en el jabón. Seguidamente añadimos los aceites líquidos (blandos) juntándolos todos, los removemos un par de veces. 
Cuando el recipiente de la "lejía" tenga la misma temperatura que el recipiente de los aceites, vertemos la lejía en los aceites, batimos un poco (hasta ahora el proceso es igual que el jabón duro en frío) y lo introducimos en el microondas o a fuego suave para calentarlo sin que llegue a hervir (en microondas unos dos, tres minutos, lo sacamos, batimos otro poco y volvemos a repetir la operación, así hasta obtener una textura parecida al puré de patatas), se tiene que quedar gomoso.
  Se debe utilizar los papelitos para medir el pH, porque si este es alto, tenemos que seguir con la operación hasta que baje.
 
Lo dejamos reposar una vez preparado un día. Al día siguiente añadimos agua, la misma cantidad que pesa la masa, si lo queremos más líquido se puede añadir un poquito más. A continuación podemos añadir los aceites esenciales, fragancias, colorantes...


Tabla de saponificación en gramos:










TABLA  SAPONIFICACIÓN
GRASA 
  Na0H
  KOH
 YODO    
INS
 DUREZA 
 ESPUMA 
 DURACIÓN
Abisinia
0,120
0,168
98
70
normal
muy baja
muy alta
A. esteárico 
   0,141 
0,189
 0
189
muy alta
baja
muy alta
A. oleico
0,145
0,204
87
117
normal
normal
baja
Aguacate
0,133
0,188
86
103
normal
normal
alta
Albaricoque, hueso
0,136
0,192
100
88
normal
normal
alta
Algodón
0,138
0,194
108
86
baja
normal
alta
Almendras dulces
0,137
0,192
94
98
baja
normal
alta
Arándano
0,135
0,190
150
40
muy baja
muy baja
normal
Argán
0,136
0,191
98
93
baja
alta
alta
Arroz
0,133
0,187
100
87
baja
normal
alta
Avellana
0,139
0,195
94
98
normal
normal
normal
Babasú
0,175
0,245
16
229
muy alta
muy alta
normal
Baobab
0,143
0,200
76
124
normal
baja
alta
Borraja
0,135
0,190
145
45
muy baja
muy alta
alta
Burití
0,159
0,223
70
153
baja
baja
normal
Cacahuete
0,137
0,192
93
99
baja
alta
normal
Cacao, manteca
0,138
0,194
38
156
muy alta
baja
muy alta
Café
0,130
0,182
87
93
alta
baja
muy alta
Calabaza
0,138
0,193
128
67
baja
normal
alta
Camelia (Té)
0,138
0,193
78
115
normal
normal
normal
Camelina
0,134
0,188
144
44
muy baja
baja
baja
Canola
0,133
0,186
110
56
muy baja
normal
normal
Cáñamo
0,137
0,192
165
27
muy baja
normal
alta
Cártamo
0,137
0,192
145
47
muy baja
alta
muy alta
Cártamo, alto oleico
0,135
0,190
93
97
normal
normal
normal
Cera abeja
0,067
0,094
10
84
muy alta
0
0
Cera Candelilla
0,031
0,044
106
12
muy alta
muy baja
muy alta
Cera Carnaúba
0,059
0,083
0
160
muy alta
0
0
Cerdo, manteca
0,139
0,195
47
138
alta
baja
alta
Cereza agria, guinda
0,137
0,192
118
74
baja
baja
normal
Cereza dulce
0,135
0,190
128
62
muy baja
baja
baja
Ciruela
0,138
0,194
98
96
muy baja
muy baja
muy baja
Coco
0,183
0,257
10
247
 alta
alta
normal
Coco fraccionado
0,232
0,325
1
324
muy alta
muy alta
alta
Copuazú, manteca
0,132
0,185
42
143
 alta
baja
muy alta
Crisco
0,138
0,193
110
83
baja
normal
alta
Espino amarillo
0,139
0,192
165
30
baja
normal
baja
Estearina
0,140
0,197
1
196
muy alta
muy baja
muy alta
Frambuesa
0,134
0,188
163
24
muy baja
baja
baja
Fruta de la pasión
0,130
0,183
136
47
muy baja
alta
normal
Germen de trigo
0,132
0,185
130
58
muy baja
normal
muy alta
Girasol
0,135
0,189
133
63
muy baja
normal
muy alta
Granada
0,135
0,190
22
168
muy baja
muy baja
muy baja
Grosellero negro
0,135
0,190
178
12
muy baja
alta
baja
Jojoba
0,069
0,097
83
11
muy baja
muy baja
muy baja
Karanja
0,130
0,183
85
98
baja
baja
normal
karité, manteca
0,128
0,179
68
116
alta
baja
muy alta
Kokum, manteca
0,135
0,190
35
155
muy alta
baja
muy alta
Kukui, nuez
0,135
0,189
168
24
muy baja
alta
baja
Lanolina
0,076
0,106
27
83
baja
0
0
Laurel
0,141
0,198
70
124
media-alta
normal
muy alta
Lino
0,136
0,190
180
10
muy baja
baja
normal
Macadamia
0.139
0,195
76
119
baja
baja
baja
Macadamia, manteca
0,134
0,188
70
119
baja
baja
baja
Maíz
0,137
0,192
118
72
baja
normal
alta
Mango
0,128
0,179
60
120
alta
baja
muy alta
Mango, manteca
0,137
0,192
47
146
alta
baja
muy alta
Mantequilla
0,169
0,224
120
34
normal
normal
normal
Margarina
0,136
0,191
93
53
normal
normal
normal
Marula
0,139
0,192
73
119
baja
muy baja
normal
Monoï (Taití)
0,182
0,225
9
246
muy alta
muy alta
baja
Mostaza
0,123
0,173
101
72
muy baja
muy alta
muy baja
Murumuru, manteca
0,196
0,275
25
250
muy alta
muy alta
muy baja
Nigella
0,139
0,195
133
62
baja
normal
normal
Neem
0,138
0,195
90
124
normal
baja
alta
Nuez
0,136
0,191
145
45
muy baja
normal
alta
Oliva virgen
0,135
0,190
82
109
normal
baja
alta
Oliva hueso, orujo
0,135
0,190
84
106
normal
normal
normal
Oliva reciclado
0,145
0,204
0
0
muy alta
normal
normal
Onagra
0,132
0,185
165
50
muy baja
normal
muy alta
Palma
0,142
0,199
53
145
alta
baja
alta
Palmiste,hueso palma
0,156
0,219
37
183
alta
alta
normal
Papaya
0,113
0,158
67
91
baja
baja
normal
Pepita  uva
0,129
0,181
131
66
muy baja
alta
muy alta
Perilla
0,135
0,190
196
0
muy baja
alta
baja
Pistacho
0,133
0,186
95
92
baja
normal
baja
Ricino
0,128
0,180
86
95
alta
muy alta
alta
Rosa mosqueta
0,134
0,188
178
80
muy baja
normal
alta
Sal, manteca
0,132
0,185
39
146
muy alta
baja
muy alta
Sancha Indi
0,163
0,229
189
40
muy baja
baja
alta
Sandía
0,135
0,190
119
71
baja
alta
normal
Sebo cordero
0,138
0,193
54
156
alta
normal
    normal
Sebo vaca
0,140
0,197
46
147
muy alta
normal 
   muy alta
Semillas
0,135
0,190
100
87
muy baja
normal
      alta
Sésamo
0,136
0,191
110
81
baja
normal
   muy alta
Soja
0,136
0,191
129
61
muy baja
normal
   muy alta
Soja hidrogenado
0,136
0,192
78
114
normal
baja
alta
Tamanu
0,148
0,208
111
82
normal
normal
normal
Tucuma
0,170
0,238
13
175
muy alta
muy alta
muy baja
Zanahoria, semillas
0,103
0,144
56
0
muy baja
baja
muy baja



Nota:
La tabla de saponificación suele recoger los índices para hidróxido potásico y la tabla de esterificación los índices para hidróxido de sodio pero en la práctica se utiliza sólo la tabla de saponificación.
En la calculadora de saponificación, directamente metiendo los gramos de aceite nos da todos los datos que necesitamos para realizar un jabón. La podéis encontrar en mendrulandia.net



Colorantes en jabón y cosmética.



En el jabón se añaden generalmente a la traza ya disueltos previamente. Hasta que el jabón no empiece a secar no aparece el tono final, cuando un jabón se seca aclara (existe alguna excepción como el cacao puro que primero aclara para luego oscurecer) pero algunos colorantes artificiales en polvo, que van siempre muy concentrados, no sale el verdadero color hasta pasadas unas doce horas mínimo.

Nada más enmoldar el colorante puede ir subiendo de tono si hemos añadido mucho, si hemos echado la medida justa aclara un poquito.

Pueden ser hidrosolubles o liposolubles. Los hidrosolubles se disuelven en un ppoquito de agua previamente y los liposolubles también los preparamos previamente en aceite. Si se echan directamente a la traza sin disolver puede ser que no queden bien disueltos y el color no salga homogéneo. Aconsejamos disolver siempre los colorantes y nunca añadirlos directamente a la traza.



Los colorantes se dividen:
  
-Naturales: son los que proceden de plantas (productos de secreción que se hayan en los tejidos de las plantas) o animales. Suelen ser inestables a la luz y les influye mucho el pH por lo que varían de color. Pertenecen a la categoría de orgánicos. 

Entre los más utilizados se encuentran las antocianinas y los carotenoides. No producen irritación y no son tóxicos. Proporcionan propiedades a la piel, son antioxidantes protegiendo la piel de los radicales libres y protectores del colágeno, la elastina y de la radiación UVA. Mejoran la elasticidad y el tono, presentan acción vitamínica P, protegen contra la infecciones de piel y mucosas. Las clorofilas oxigenan las células, son bacterianas y eliminan el mal olor corporal.
Entre los principales y más numerosos se encuentran:

--Antocianinas: son pigmentos de color rojo, rosa, malva, violeta y azul de las flores, frutas, verduras e incluso en otros tejidos como hojas, raíces y tallos. Son solubles en agua (no utilizar agua con cloro porque los descolora) o en agua y alcohol.
Las afectan las altas temperaturas, la luz y el oxígeno, pero lo que más afecta a estos pigmentos es el pH, por lo que actúan como indicadores.  En medios alcalinos tiran a tonos  malva, luego a púrpuras, violetas hacia azules y verdes según va aumentando el pH, incluso llegar al amarillo y, en pH menor de 7 o hacia ácido,  tiran hacia  color rojizo, llegando al rojo brillante.
No añadir en el jabón ácido ascórbico (desestabiliza) ni azúcares (lo oscurece).
Ej.: polvo de uva negra, flor de aciano, azucena, cereza, cochinilla, fresa, frambuesa, lavanda, lirio azul, malva, mora, violeta, remolacha, rosa ( rosa y roja), saúco, etc.

--Carotenoides: son pigmentos de color rojo, naranja y amarillo (desde el amarillo pálido al rojo oscuro) solubles en grasa o alcohol y apenas les afecta el pH (no presentan gran variación de color) o el calor. Les afecta más la luz y el oxígeno. El betacaroteno puede ser de color naranja, generalmente fuerte, y verde. Son solubles en aceite o alcohol.
Ej.: aceite de mostaza, palma, aguacate, algas,  azafrán, calabaza, caléndula (flor), cúrcuma,  maíz, melocotón, menta (hojas), perejil, pimentón, pimienta roja, negra, tomate (licopenos), zanahoria (betacaroteno)...

--Clorofila: pigmento muy estable a la luz y calor, estable al pH, se queda verde pero puede variar el tono a más claro y brillante en medio alcalino o más oscuro tipo aceituna en medio ácido. Normalmente se obtiene de la ortiga, hierba, algas y hojas de alfalfa convirtiéndolas en polvo por trituración.

--Flavonoides: son pigmentos amarillos y marfiles solubles en agua. No suelen presentar variación con el pH pero sí con el procesado y manipulación pueden dar lugar a quinona, produciéndose tonos marrones.
Ej.: café, dalia (flor), raíz de regaliz, té verde...

--Taninos: pigmentos amarillos a castaños oscuros por oscurecimiento de la luz. En pH ácidos se oxidan más fácilmente. Solubles en agua.

--Quinonas: pigmentos del amarillo pálido (benzoquinonas como vitamina E, coenzima Q10) a pigmentos casi negros (naftoquinonas como hipérico, rubia tinctoria...). 

2.-Inorgánicos: si proceden de minerales, tierras o metales. Estos pigmentos se preparan en  polvo fino,  son de uso cosmético, se pueden dispersar en agua, aceite, crema, gel, sombra de ojos, etc. Lo mejor es dispersarlos previamente en aceite vegetal o glicerina líquida.
En esta categoría se incluyen  óxidos de hierro (productos naturales obtenidos por la oxidación del hierro, son combinaciones de hierro y oxígeno), minerales como silicatos, sales de metales, pigmentos de tierra, micas perladas (pigmentos compuestos de mica, dióxido de titanio y óxidos minerales). Son muy estables al pH.
Ej.: arcillas, dióxido de titanio, óxido de zinc, tierra de siena... 

3.-Sintéticos: si proceden de laboratorio. Algunos fabricantes ya los venden disueltos. Pertenecen a la categoría de orgánicos. Deben ser de grado cosmético o alimentario.


Teñir un jabón es un poco complicado porque depende de muchos factores. El
principal son  los aceites vegetales o mantecas con los que se elabora un jabón.

El aceite que más  condiciona es el de oliva virgen por su color entre amarillo fuerte, oscuro y verde, que va a dar un jabón marfil al secarse, además su proporción en el jabón es muy alta con respecto al resto de aceites. Los aceites amarillos pálidos o claros, las mantecas y los  aceites sólidos  dan color blanco al jabón, los amarillos o amarillos verdosos tiran a beis o marfil. Los aceites de zanahoria, de laurel, de cade, de neem, de palma rojo, germen de trigo, calabaza, tiñen directamente sin tener que pasar el jabón por blanco previamente.

También nos va a influir los oleatos en aceite, que generalmente  van a oscurecer el jabón  y las infusiones, que también tienden a oscurecer.

Por ejemplo si añadimos un poquito de colorante rosa a la traza marfil  va a salir de color salmón; si echamos naranja  sale caramelo; si echamos amarillo fuerte se convierte en naranja; un verde o azul nos tira a marrón, porque no partimos de una base blanca.



Color original  de los aceites y mantecas

--Color amarillo claro o pálido: no condicionan el color del jabón, dan color blanco.
 Ej.: almendras dulces, cacahuete, girasol refinado, maíz, nuez, nuez del Brasil, ricino, manteca de cacao, oliva, onagra...
--Color amarillo: condicionan el color del jabón, tira a beis una vez seco.
 Ej.: alcanfor, argán, cacahuete, cártamo, girasol, hueso de albaricoque, jojoba...
--amarillo fuerte-oscuro: frambuesa, germen de trigo, mostaza...
--Amarillos  y verdosos: condicionan el color de jabón, tiran a marfil.
 Ej.: aguacate, borago, cáñamo, lino, oliva virgen, pepita de uva...
--Verde: salen jabones verdes sin pasar por blanco.
Ej.: aceite de calabaza (puede ser también marrón o rojizo según la variedad de planta), laurel (colores fuertes), aceite de cáñamo...
--Blanco: no condicionan el color del jabón para teñirlo.
 Ej.: mantecas vegetales y animales, aceite de coco, palma, hueso de palma, babasú, macadamia...
--Naranjas: condicionan el color del jabón.
 Ej.: oleato de zanahoria (máximo 5%, tiñe mucho, bonito y fuerte color naranja), borago y rosa mosqueta (no colorea mucho, oscurece al marfil, ayuda a colorear los tonos oscuros), germen de trigo (color suave, 10-15%), aceite de palma rojo (echar muy poquito porque tiñe y espesa la traza mucho, fuerte color amarillo-anaranjado), aceite de buriti (tiñe y mancha mucho). 
--Marrón oscuro o negro: condicionan el color del jabón.
 Ej.: aceite de cade o enebro (echar unas gotitas, tiñe y huele muy fuerte), neem, sésamo...

Respecto a los aditivos naturales, algunos poco van a variar el color marfil, en cambio otros lo tiñen totalmente sin tener que pasar por colorear el jabón de blanco previamente, como el carbón vegetal activo, cacao, arcilla verde, roja, rosa, miel, café, sal, vino tinto, cerveza, barros, alga fucus y espirulina...

Los aceites esenciales también oscurecen un poco el jabón (la mayoría son de color amarillo, unos pocos pardos y muy pocos son transparentes) 
Los aromas y fragancias oscurecen mucho el jabón. Suelen tener colores muy fuertes, sobre todo amarillos, ámbar y pardos.

En la parte del jabón  que queramos colorear sólo de color blanco no debemos añadir ninguna esencia que no sea transparente. Por ejemplo, hice una magdalena y quise decorar la parte de arriba  en color blanco y se me ocurrió echar a esa parte de la traza aroma de nata, se quedó el blanco de color crema pastelera.

Los moldes  
Influencia-del-molde-en-el-color-del-jabón-natural-Chaladura-de-jabones
Tono según material molde

También influyen en que el color salga más o menos fuerte. Los moldes de silicona dan tonos más claros que los de plásticos rígidos, aquí no influye la calidad del molde. 
Los tres jabones de la izquierda se han realizado con moldes de plástico, el resto de jabones se han realizado con moldes de silicona. El colorante usado es cacao natural en polvo. Pertenecen a la misma traza y se han enmoldado todos a la vez. Si el colorante es artificial pasa lo mismo que con el natural.

 
El pH influye mucho en el color de los colorantes naturales, por ejemplo la cúrcuma puede variar entre amarillo, naranja o melocotón. Los pigmentos minerales son muy estables al pH básico, sin apenas presentar variación de color

Colorantes naturales e inorgánicos que tiñen el jabón y los cosméticos: 
Dependiendo del tipo y parte de la planta donde se encuentre el pigmento, los colorantes naturales se pueden preparar previamente en aceite insaturado (oliva, girasol, soja...) para que vayan soltando el color, mínimo una hora antes de realizar el jabón, removiendo de vez en cuando, luego colamos y filtramos. Otras plantas se pueden añadir a la solución de lejía siguiendo los mismos pasos que para la preparación en aceite o directamente a la traza.

Si el colorante natural lo tenemos en polvo, recordemos que por regla general si es un pigmento antocianina lo disolvemos en agua o alcohol, en aceite no se disuelven; si es un pigmento caroteno, lo disolvemos en aceite o alcohol, en agua no se disuelven y si es un pigmento clorofila se disuelve en agua, aceite o alcohol.

Amarillo:

-Azafrán (estigma): caroteno muy estable. Se disuelve en aceite, admite también disolución en agua caliente.
-Caléndula (flor): pigmento caroteno muy estable.
-Cúrcuma (rizoma): caroteno estable al pH y al calor. En pH muy alcalino torna a naranja y marrones (mayor de 10). Se disuelve perfectamente en aceite,  agua fría o caliente y alcohol.
-Manzanilla (flor): flavonas como luteína, apigenina  y betacaroteno. Color amarillo estable.

Amarillo brillante:
-Bixa orellana, annato (semilla): también conocido por achiote. Caroteno.
Esta semilla da distintos tipos de colorantes: la bixina, es un pigmento rojizo que se extrae de la carne que envuelve a la semilla y según la cantidad que se añada puede variar del amarillo (0,6-0,8% peso fórmula) al naranja (1%) y es soluble en aceite. La orellina es el pigmento amarillo (nor-bixina) y es soluble en agua.
Se puede disolver en agua o en aceite según el tipo de solvente usado para su extracción (agua mineral, aceite vegetal, álcalis..., esta información la obtendremos del proveedor). Si se disuelve en aceite, el polvo se macera en aceite de oliva templado (o aceite insaturado) removiendo de vez en cuando, se prepara un buen rato antes de echar al jabón para que vaya soltando color. No olvidar descontar el aceite de la preparación a la hora de hacer el jabón para luego utilizarlo con el color como sobreengrasado. También se puede preparar en el momento sin previamente macerarlo.

Amarillo claro:
-Jengibre (raíz): caroteno. Disolución en aceite. En alcohol le cuesta disolverse, no se disuelve en agua. 
-Lirio (raíz): Iris germanica. Caroteno. Se disuelve en aceite y alcohol, insoluble en agua. Se añade entre 1-2 g/kilo de jabón a la traza en el último momento para conservar mejor todas sus propiedades o también se puede añadir junto con los aceites esenciales. 

Azul:
-Alcaneta (raíz): Alkanna tinctoria, pigmento naftoquinona. Da distintos tonos de azul en jabón con alta alcalinidad, entorno a pH 9-10. Se disuelve en el aceite, previamente macerado unas horas antes de añadir la lejía mínimo. Se puede dejar preparado el oleato una semana antes (ver en color lavanda y rojo).
-Arándano (fruto): antocianina.
-Ciprés (baya).
ndigo (hoja): Indigofera tinctoria y de otras especies del género indigofera. Se extrae el color por hidrólisis. Es el tinte natural conocido como añil.
Da distintos tonos de azul brillante según la cantidad que añadamos. Al ser muy fuerte los tonos que proporciona se añade muy poco al jabón, unos 0,5 g./ kilo de fórmula. Soluble en agua. En medios alcalinos se disuelve bien, también en agua, aceite y alcohol. El oxígeno no lo altera.
-Lirio azul (flor): Iris germanica. Pigmento antociano. 

Beis/Marfil:
-Arcilla blanca: aclara tonos beis y marfiles en jabón.
-Vainilla (vaina): beis oscuro fuerte.
-Té blanco.

Blanco:
-Aloe-vera: zumo interior de la hoja batido. Blanquea los tonos beis.
-Arcilla blanca.
-Dióxido de titanio: mineral. Se emplea en jabón para pasar a blanco, después se puede colorear si queremos. Se puede añadir a la lejía cuando esté templada si queremos aclarar toda la traza. Disolver en agua caliente, en la lejía del preparado o en aceite. No conviene echar los polvos directamente porque si no está bien disuelto deja puntitos blancos que afean el jabón.
-Sal: gran blanqueador.
-Talco: blanquea pero reduce el poder de producir espuma al jabón.

Gris:
-Carbón vegetal: pigmento mineral. Color muy estable al pH, luz y calor. No es soluble en agua, muy soluble en aceite y alcohol.

Lavanda/Lila:
-Alcaneta (raíz): Alkanna tinctoria, pigmento naftoquinona. Dejar reposar unas horas en aceite, tono lila fuerte o lavanda con pH 8 o añadiendo un 7-8%  del peso de la fórmula (ver en color azul y rojo).
-Cebolla morada (cáscara): pigmento caroteno. Si partimos de una base beis o marfil el color queda amarillo fuerte.

Magenta:
-Remolacha: pigmento antocianina. Se puede añadir una cucharada a la lejía y otra disuelta en un poco de aceite en la traza. Si partimos de marfil se queda marrón. Perfecto color en pH ácido y neutro.

Morado:
-Col lombarda: pigmento antocianina. En medios alcalinos da azules-verdosos hacia grises.
-Lavanda (flor): pigmento antocianina. Si partimos de una base beis o marfil el color queda amarillo.
-Malva (flor): pigmento antocianina.
-Uva negra: pigmento antocianina. Se disuelve en agua y en alcohol.
-Violeta (flor): pigmento antocianina.
-Sándalo rojo (madera).

Marrón:
-Café natural (semilla): pigmento quinona. Soluble en agua.
-Cacao puro (semilla): pigmento catequina. Oscurece un poco cuando comienza a secarse. Hace desaparecer el resto de aromas. Color y olor estable.
-Canela: flavonoide catequina. Se disuelve perfectamente en aceite y alcohol pero no en agua.
-Caramelo: muy estable a la luz, calor y pH. Se obtiene por calentamiento de almidón o azúcar.
-Henna (hojas secas): lawsonia ihermis. Pigmento naftoquinona.
-Miel.
-Nuez (cáscara). Naftoquinona y taninos. Contiene juglona, una quinona, de color amarillo-amarronado,  que en medio alcalino o simplemente al ser inestable al oxígeno se oxida produciendo un pigmento pardo y oscuro. Se puede disolver en agua, aceite y alcohol.

Melocotón:
-Rosa canina (fruto o escaramujo): caroteno estable. Se usa máximo 1,5% del peso total, se puede añadir el polvo directamente en la traza. Soluble en aceite y alcohol. 

Naranja:
-Bixa orellana, annato (semilla): caroteno muy estable. Se usa un 1% peso fórmula (ver en color amarillo).
-Zanahoria (raíz y semilla): betacaroteno. Tiñe mucho el jabón, no se debe echar más de un 5%, es un betacaroteno estable. Muy soluble en aceite y alcohol, no es soluble en agua.

Negro:
-Arcilla negra: muy estable.
-Carbón vegetal: mineral muy estable.

Ocre:
-Regaliz (raíz): pigmentos flavonoles: chalcona, isoflavona, flavanona y flavona, que la dan un color amarillo-amarronado.
Soluble en agua caliente. Añadir en el preparado de lejía nada más prepararlo esperando unos 60 minutos para que suelte el color, filtrar. Se añade muy poquito para conseguir el color y para que no solidifique mucho la traza. Se puede preparar también en oleato o en decocción.

Rosa:
-Arcilla rosa.
-Remolacha: una cucharada colmada antes de la traza/k., no añadir sal al jabón, la remolacha se vuelve amarilla.
-Rosa canina (fruto o escaramujo): caroteno muy estable. Se usa máximo 1,5% del peso total, se puede añadir el polvo directamente en traza o prepararlo en oleato. Si el fruto está muy maduro va a aportar tonos cobres o naranjas.
-Rubia (raíz): es una raíz de color rojo de la planta Rubia tinctoria, que produce el colorante alizarina (antraquinona). Disuelta en alcohol da tonos rosas. Disuelta en agua da tonos rojos. Se usa máximo 1% peso total de la fórmula.
-Sándalo rojo (madera): suave tono pastel. 


Rojo:
-Alcaneta (raíz): Alkanna tinctoria, pigmento naftoquinona. La alcanina es un pigmento rojo. Se utiliza entre un 10-12% peso de la fórmula o con un pH ligeramente ácido, sobre 6. A mayor pH se vuelve de color violeta y según va subiendo se queda azul (ver en color azul y lavanda).
-Arcilla roja: da tonos rojos estables de color mate.
-Carthamus tinctorius (estigmas, pétalos secos): pigmento rojo chalcona. Es el llamado color rojo español, alazón o falso azafrán. El cártamo tiene dos colores, amarillo (soluble en agua) y rojo, la cartamina (soluble en alcohol), aunque también se pueden disolver en agua.
Varía a tonos amarillos,  rosas o rojos según la cantidad que añadamos  o según el pH. En pH básicos presenta tonos verdes-amarillos y en pH neutro a alcalino colorea  en naranjas hacia rojos.
Es muy soluble en pH alcalino y en alcohol. Se suele añadir a la traza lo más fría posible.
-Cochinilla o carmín: antraquinona (ácido carmínico), antocianina.  Muy soluble en agua. Color rojo fuerte oscuro, brillante. En pH ácido tira hacia naranjas y amarillos según aumenta la acidez, en alcalino hacia violeta y rojo profundo.
-Hipérico (flor): pigmento quinona. Contiene la antraquinona hipericina, de color rojo. Oleato de flor fresca.
-Pimentón: flavonoide capsantina. Se disuelve en aceite y alcohol.
-Remolacha: se disuelve en agua y alcohol.
-Rubia tinctoria (raíz): pigmento quinona. Se disuelve en agua caliente, puede variar a rosa, morado y azul (ver en color rosa).
-Sándalo rojo (madera): aporta fuertes tonos rojos terciopelo al jabón. Se disuelve en aceite, alcohol y en agua caliente.
-Sangre de drago (madera): tono rojo sangre en cosmético o jabones neutros o ligeramente ácidos. 

Verde
clorofilas: se pueden disolver en agua, aceite, alcohol...
Son estables a la luz y al calor. En pH ácido tiran a  tonos olivas, en pH básico a verdes brillantes.
Ej.: hojas de ortiga,  de menta, de romero, de hiedra (dejar cocer dos horas),  de alfalfa, perejil; raíz y hojas de consuelda (verde fuerte, un 1,5% peso fórmula); mineral arcilla verde (verde mate); algas verdes (contienen clorofila y carotenos), se pueden disolver además de en aceite, en agua caliente (ej.: alga espirulina da tonos verde mar. Se utiliza entre 5-7 g./k. fórmula según el grado de tono; alga fucus da tonos verdes-grisáceos).

Imágenes naturales en jabón (y cosmética):
En cada una de estas imágenes aparece como cambian los tonos de los pigmentos naturales según los distintos tipos de preparados cosméticos y pH. Las muestras se han realizado a temperatura ambiente y se han tomado con papel tornasol, no con un aparato reglamentario. El resultado que nos ha dado es el siguiente:

-Jabón de aceite en frío: (representado por una, dos o tres figuritas, en la parte baja de la imagen). Se han realizado las muestras sólo con aceite de oliva virgen, con un pH de 5,0. En el momento de realizar el jabón el colorante se somete a un pH alcalino (8-9) por el hidróxido de sodio. Cuando el jabón comienza a secar y bajar su pH el color ya no varía, en todo caso aclara un poquito.

-Jabón de glicerina: (representado por una o dos bolitas), en pH ligeramente ácido a neutro 6,5-7,5. Se ha utilizado base de glicerina transparente.

-Agua destilada: (el frasco, a la izquierda de la imagen) pH 7.0, neutro. El agua destilada presenta el mismo pH que el agua del grifo, pero al no contener cal ni otros minerales no altera el color del pigmento natural. El agua del grifo lo puede alterar.

-Cosmética: se ha utilizado para la prueba champú transparente (realizado con xantana transparente). El resultado se muestra en el bol de la derecha de cada imagen. El pH del champú es ácido de 5,5. Es el pH de la piel.
Esta prueba del champú también es válida para las cremas pero teniendo en cuenta que el color quedaría más claro al ser normalmente los emulsionantes de color blanco.


Alcaneta (raíz)
Jabón-natural-con-alkana-Chaladura-de-jabones
Alkanna

Este pigmento rojo colorea el jabón en frío o pH básico en tonos lilas y malvas según la cantidad que añadamos. Al no ser la muestra altamente alcalina (9) no se ha obtenido el color azul. Los jabones en frío con forma de corazón presentan 3 tipos de tonos doblando la cantidad del preparado de pigmento.
En pH ácido esta raíz da bonitos tonos rosados; en pH neutros da fuertes tonos rojos. He añadido una muestra de cómo colorea de rojo vivo el aceite de oliva (de los dos tarritos, el que está más a la derecha).
Sirve para todo tipo de piel, incluso frágil (contorno de ojos). No irrita, es astringente, hidratante y emoliente. Ayuda a tratar las afecciones de la piel y cuero cabelludo. Si se disuelve en agua que sea mejor caliente.
Esta raíz es conocida también como "palomilla de tintes, raíz del traidor, raíz del diablo", por teñir el agua de rojo.

Alga fucus
Jabón-natural-con-alga-fucus-Chaladura-de-jabones

Aporta tonos verdes-grisáceos tanto al jabón como al champú. Se puede partir de base marfil en el jabón sin necesidad de pasar el color del jabón a blanco. Con el paso del tiempo no altera su color. En agua fría no se disuelve bien. Su mayor propiedad es la de ser un potente anticelulítico.




Alga laminaria

Jabón-natural-con-alga-laminaria-Chaladura-de-jabones
Alga kombu

Esta alga de color parda-grisácea colorea los pH ácidos y neutros en tonos amarronados. Según va subiendo el pH hacia básico va tornándose el tono verde grisáceo.
Aporta a los preparados propiedades remineralizantes, serborreguladoras, hidratantes y  calmantes. 
Su principal aporte es reafirmar la piel.
Es especial para pieles grasas, mixtas y con ulceraciones en la piel.


Alga espirulina
Jabón-natual-con-colorante-alga-espirulina-Chaladura-de-jabones

Preciosos tonos verdes-mar a los preparados.
Se puede partir de base marfil en el jabón sin necesidad de pasar el color del jabón a blanco.
En agua fría no se disuelve bien.
Con el paso del tiempo no altera su color siempre que se parta de base blanca. Si se parte de color marfil se queda al cabo del año de un color verde-amarronado.

Azafrán
Jabón-natual-con-azafrán-Chaladura-de-jabones

Preciosos y fuertes tonos amarillos o anaranjados que no se alteran de color con el paso del tiempo. En la foto no se aprecia bien el fuerte color amarillo del jabón en frío (los patos).
Es un gran analgésico y antioxidante.






Bixa orellana
Jabón-natural-con-colorante-bixa-orellana-Chaladura-de-jabones

Se ha utilizado este colorante rojo-anaranjado bixa para crear unos estables colores naranjas muy naturales.
Los jabones de aceite llevan quince meses hechos y no presentan alteración de color.
Este pigmento es muy rico en vitamina A y carotenos por lo que va a actuar en los cosméticos como un gran protector solar y antiarrugas en la piel.



Canela
Jabón-con-colorante-natural-canela-Chaladura-de-jabones
Canela



Colorea dos tonos marrones en los jabones de aceite según el color base sea marfil, que da tonos más oscuros, o partiendo de base blanca, dando tonos más claros.
Aporta a los preparados propiedades antisépticas y antibacterianas.







Caramelo:

Jabón-con-colorante-natural-caramelo-Chaladura-de-jabones
Caramelo


Este pigmento se disuelve muy bien en agua caliente. Da un color tostado al jabón precioso.
Generalmente se crea a partir del azúcar de caña o de la remolacha.
Este colorante natural va a aportar a los preparados cosméticos minerales y vitaminas.





Cáscara de nuez
Jabón-natural-con-cáscara-de-nuez-Chaladura-de-jabones
Aporta unos preciosos tonos marrones a los jabones.
Se deshace en agua fría perfectamente sin dejar grumos.
Sus grandes propiedades astringentes, bactericidas y cicatrizantes van a actuar sobre nuestra piel a través de los preparados cosmético o jabón. Al igual que su capacidad pigmentante de colorear las canas siempre que no sea el cabello de tonos claros.


Cochinilla

Jabón-natural-con-colorante-cochinilla-Chaladura-de-jabones

Su pigmento proporciona unos preciosos tonos rojos al jabón y al cosmético. A mayor alcalinidad, más fuerte es el tono rojo.
Es muy soluble en agua fría, no deja ningún tipo de grumo.
El ácido carmínico y carmín (muy utilizado para las barras de labios de calidad y polvos de maquillaje), proviene de un insecto llamado Cochinilla (Dactylopuis coccus). Aclara ligeramente al secar pero ya no cambia el tono.



Cúrcuma

Jabón-natural-con-cúrcuma-Chaladura-de-jabones

Aporta colores anaranjados y amarillos según la cantidad añadida y el pH del preparado.
Va a proteger cualquier tipo de piel de los radicales libres que la hacen envejecer.







Escaramujo
Jabón-natural-con-escaramujo-Chaladura-de-jabones
Rosa canina


La cáscara del fruto se deja secar, se pela, se separa las semillas y pelitos y se tritura. Da tonos cobrizos anaranjados a los jabones en frío.
En este caso el fruto del escaramujo estaba muy maduro y es muy oscuro. Si el fruto maduro es de tonos más claros, el jabón se queda a tonos de color melocotón.
El tarro del centro de la imagen contiene aceite de almendras con escaramujo puesto en maceración sesenta minutos. 


Frambuesa

Jabón-natural-con-colorante-polvo-de-frambuesa-Chaladura-de-jabones

Este pigmento a pesar de ser una antocianina aguanta bien un pH básico. Se disuelve bien en agua caliente. En los jabones de sosa se queda el color rosa-anaranjado. En el jabón de glicerina toma color grisáceo, mientras que en pH neutro y ácido los colores se van volviendo rosados.




Hibisco
Jabón-natural-con-hibisco-Chaladura-de-jabones
La flor de hibisco de Jamaica (sabdariffa) es de un color rojo fuerte.
Al ser rica en antocianinas colorea los cosméticos con pH ligeramente ácidos en tonos rojos. A mayor acidez el tono clarea.
En el jabón en frío ha variado el color blanco a marfil y la bola de glicerina ha aclarado también a marfil.




Índigo

Jabón-natural-con-índigo-Chaladura-de-jabones
Añil

El añil es un precioso pigmento azul oscuro. El jabón con forma de concha ha quedado un poco verde por ser su base de color marfil. El jabón con forma de pez ha quedado azul-grisáceo al partir de base blanca (se añadió dióxido de titanio para aclarar la traza). La concha ha quedado un poco verdosa por tener base marfil pero con el tiempo pierde el color marrón volviéndose azul, al igual que el pez que pierde su color grisáceo y ya no alteran su color.
Es un gran antiséptico y cicatrizante de úlceras cutáneas.


Lirio (raíz):
Jabón-natural-con ráiz-de-lirio-Chaladura-de-jabones
Raíz de lirio

Colorea en ligeros tonos amarillos a los preparados cosméticos y a los jabones.
Lo más interesante de esta raíz son las propiedades que aporta a la piel y cabello y el ser un excelente fijador de aceites esenciales.
No conviene añadir mucha cantidad para evitar posibles irritaciones en pieles muy sensibles.




Malva (flor):

Jabón-con-colorante-natural-flor-de-malva-Chaladura-de-jabones

Este pigmento colorea en tonos lilas, malvas o violetas (según la cantidad que añadamos) a los preparados cosméticos con pH ácidos o neutros. En alta alcalinidad el color no se nota o torna simplemente a oscurecer un poco. En el caso de la glicerina modifica el color a azules y verdes pálidos.



Ortiga
Jabón-con-colorante-natural-ortiga-Chaladura-de-jabones
Las hojas de ortiga dan un precioso color verde muy natural en cualquier preparado cosmético y en cualquier tipo de jabón. Lo único que varía es el tono más claro u oscuro según la cantidad añadida.
Se disuelve bien en aceite, agua caliente y alcohol.
Se partió de base color marfil y base blanca.
No hace falta pasar la traza del jabón de aceite por base blanca.

Remolacha
Jabón-natural-con-remolacha-Chaladura-de-jabones
Remolacha


Este pigmento da unos tonos rosados a los jabones y sobre todo a los preparados cosméticos que llevan un pH más ácido.
Para que no nos quede color marrón el jabón de aceite debemos partir de base blanca.






Rosa damascena

Los pétalos de rosas dan un color rosado-teja al jabón de aceite y al resto de preparados.

Para conseguir un color rosado en preparados cosméticos es aconsejable hacer un oleato con los pétalos frescos.




Sándalo rojo
Jabón-natural-con-sándalo-rojo-Chaladura-de-jabones

Colorea de tonos rosados, rojos y violetas según el pH del preparado y cantidad añadida.
A los jabones de aceite vegetal le da un profundo tono rojo aterciopelado. En menor cantidad aporta tonos rosados. Según se añada más pigmento va cambiando a rojo y luego a violeta. Si nos pasamos con el colorante se queda de color marrón.
Al secar aclara un poco pero es un pigmento estable y no pierde su color rojo.


Sangre de drago
Jabón-natural-con-sangre-de-drago-Chaladura-de-jabones


 Presentan tonalidades rojo sangre o rojo cereza en pH ligeramente ácidos o neutros.

En pH alcalinos toma tonalidad rosada partiendo de base blanca en jabón en frío o simplemente oscurece el tono beis del jabón.

A menor pH las muestras se van volviendo más rojas como lo demuestra el bote superior izquierdo que es el látex en oleato de aceite de oliva. Aporta propiedades analgésicas, antiinflamatorias, astringentes, cicatrizantes y hemostáticas a los preparados. Apto para todas las pieles, excepto niños pequeños.


Pimentón 
Jabón-natural-con-pimentón-Chaladura-de-jabones
Pimentón

Pigmento muy estable  en los preparados cosméticos y en el jabón. Se puede deshacer en agua caliente batiendo bien para que no queden grumos.

Aporta tonos anaranjados y tejas-rojizos a los jabones de aceite.







Uva negra

Jabón-con-colorante-natural-uva-negra-Chaladura-de-jabones
Uva negra
Es uno de los pigmentos más variables con respecto al pH.
En medio alcalino (jabón de aceite)  generalmente se limita a oscurecer un poco el tono del jabón, incluso desaparece el color como si no lo hubiéramos añadido. En esta imagen se muestra el tono ligero marrón que ha teñido un jabón marfil.
 El jabón de glicerina aparece con un tono rosado. En el agua (pH 7.0) torna a  un rosa fuerte. En pH ácido (5.5) es donde adquiere su color original morado. 

Zanahoria
Jabón-con-colorante.natural-zanahoria-Chaladura-de-jabones
Zanahoria


Aporta fuertes tonos naranjas a los preparados cosméticos.
Aunque es un pigmento  estable a partir de los doce meses empieza a clarear. 








Nota: según obtengamos más pigmentos naturales iremos publicando más resultados.
 


Breve repaso de mezcla de colores

Colores primarios o simples: rojo, amarillo, azul. Estos son los tres colores básicos que dan origen a los demás. Combinados en igual proporción dan lugar al color negro.
Existen tres matices primarios: amarillo (rojo + verde), magenta (rojo + azul) y cian (verde + azul).

Rojo + cian = blanco (a partes iguales).
Cian + magenta + amarillo = negro (a partes iguales).

Colores secundarios o binarios: se obtienen de la combinación de 2 colores primarios a partes iguales.

Amarillo + azul =  verde.

Amarillo + rojo = naranja.

Rojo      + azul =  violeta.

Combinados el rojo, azul y verde sale blanco.

Los colores primarios neutralizan a los secundarios, lo que nos daría tonos amarronados. Los tonos fríos también neutralizan a los cálidos.

Colores terciarios: se obtienen de mezclar un color primario con un color secundario. Son matices.



Tabla de mezclas




Siguiendo el orden  del color y echando de mayor a menor cantidad podemos obtener:


Blanco: rojo + cian (a partes iguales).

Azul claro: blanco + azul.

Coral: rojo + blanco + amarillo.

Gris: blanco + negro.

Marrón claro: blanco + rojo + amarillo + azul.

Marrón oscuro: azul + amarillo + rojo.

Morado: azul + rojo + blanco.

Naranja: rojo + amarillo.

Ocre: amarillo + negro + rojo + azul.

Rosa: blanco + rojo.

Salmón: blanco + negro + amarillo.

Turquesa: azul + amarillo + blanco.

Verde claro: blanco + amarillo + azul.

Verde oliva: amarillo + azul.

Verde: azul + amarillo.
Violeta: azul + rojo + blanco.

12 comentarios:

  1. gracias por toda la información, muy útil.

    ResponderEliminar
  2. gracias por toda la información, muy útil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosario. Nos alegra que te sea útil. Saludos.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por la información, está muy bien sintetizado,
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí por leer nuestro blog y comentar. Nos alegramos mucho. Un saludo.

      Eliminar
  4. Muchas gracias, me fue de ayuda tu información para entender mejor el proceso y terminar un reporte de trabajo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Catalina. Me alegro que te haya servido de ayuda. Todavía nos queda completar y aumentar más las páginas. Poquito a poco. Muchos saludos.

      Eliminar
  5. Hola, quisiera saber como hago un jabón que me quede en crema. Muchas gracias por toda tu información

    ResponderEliminar
  6. Hola Claudia. Nosotras de momento el único jabón cremoso que hemos hecho es jabón base cremoso comprado, al que añadimos colorantes y aromas, o el jabón negro que también es cremoso. Ambos los puedes mirar en las etiquetas que se encuentran a la derecha de este blog. De todas maneras puedes ver esta receta por si te interesa: http://jaboncasero-noentrobcap.blogspot.com.es/2009/04/jabon-crema-de-tocador-con-rosas.html
    Si necesitas cualquier información más o te interesa hacer el jabón negro no dudes en ponerte en contacto.Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras realizamos jabón sólido y líquido. ¿Tal vez nombres al jabón líquido como le llamanos nosotras, tú le llames jabón cremoso?.

      Eliminar
  7. sublime el tutorial , impresionante, muchisimas gracias me habeis sido de gran ayuda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,SU. Cómo nos alegra tu comentario. Saludos.

      Eliminar